SALAI, EL OTRO DISCÍPULO DE LEONARDO


Gian Giacomo Caprotti da Oreno, también conocido como Salai, nació hacia 1480 en Milán y murió asesinado en dicha ciudad, relativamente joven, con tan solo 44 años. Entró de niño al servicio de Leonardo y permaneció a su lado hasta el momento de su muerte, pese a su carácter, que
llevó a Leonardo a calificarlo de «ladrón y embustero». Es más conocido por haber servido de modelo a su maestro (San Juan el Bautista, El ángel encarnado) que por su propia obra (Monna Vanna).

 


Han sido muchos los estudiosos que han sugerido una posible relación homoerótica entre discípulo y maestro, teniendo en cuenta la sombra de las denuncias de sodomía que trataron de manchar la reputación del taller de Verrocchio donde se formó Leonardo. Este al morir le legó parte de su obra, como a su otro discípulo Francesco Melzi.




















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada